OleoValoriza | Valorización integral de residuos para un sector oleícola sostenible
177
home,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-177,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

VALORIZACIÓN INTEGRAL DE RESIDUOS PARA UN SECTOR OLEÍCOLA SOSTENIBLE

Punto de partida del proyecto

En este proyecto partimos de la noción de economía circular propuesta por la Fundación Ellen Macarthur (Ellen Macarthur Foundation, 2013) como “una economía que es restauradora o regenerativa en intención y diseño”, puesto que, como señalan Lieder y Rashid (2016), esta definición tiene en cuenta tanto las ventajas económicas como las ventajas medioambientales simultáneamente. De forma más concreta, partimos de la necesidad de integrar tres elementos clave:

  • Escasez de recursos: la prosperidad depende de reservas de recursos limitados, lo que obliga a hacer un uso regenerador de los mismos, esto es, a valorizar.
  • Ventajas económicas: cada empresa busca maximizar sus beneficios y mejorar su posición competitiva por lo que es necesario adoptar una perspectiva integradora en el diseño de los modelos de negocio, los productos y el propio proceso productivo.
  • Ventajas medioambientales: desde el punto de vista social es deseable alcanzar el mínimo de impacto medioambiental. Para ello es necesario reducir la generación de residuos y las emisiones.

OBJETIVO GENERAL

Aprovechamiento de los efluentes de las balsas (lodos) y los residuos de olivar para la producción de fertilizante agrícola de calidad diferenciada mediante la transferencia de conocimiento generado en la UGR y el CSIC.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

Objetivo 1

Eliminación de los residuos procedentes de efluentes del olivar (lodos) de almazaras mediante la creación de fertilizantes orgánicos.

Objetivo 2

Mejorar la gestión del agua y los suelos mediante el uso de fertilizantes orgánicos provenientes de efluentes de almazara y residuos del olivar (poda).

Objetivo 3

fomentar la investigación, innovación y la eficiencia medioambiental a través de la transferencia de conocimiento a las zonas rurales.

Objetivo 4

Visualización del proyecto de innovación.

DESCRIPCIÓN DEL PROCESO INNOVADOR

En el mundo existen aproximadamente 1000 millones de olivos productivos, de esta el 98% de la superficie total dedicada al cultivo del olivar y del total de olivos productivos se concentra en la cuenca del Mediterráneo. España es la que ocupa el primer lugar mundial en cuanto a la superficie dedicada a este cultivo (2.450.000 Ha, MARM, 2009), superficie situada principalmente en la comunidad autónoma andaluza con 1.529.000 Ha y que representa la tercera parte del total europeo, produce el 40% del aceite y el 40% de la aceituna de mesa del mundo y es lugar de asiento de 815 almazaras y 40 orujeras. Por tanto, la relevancia económica y social del cultivo del olivar y sus industrias derivadas en Andalucía es incuestionable.

La reutilización y valorización de los subproductos del olivar, a través de diversos usos, son imprescindibles para disminuir la contaminación ambiental y contribuir a aumentar la eficiencia de los sectores agrario e industrial implicados y disminuir sus costes de producción.

Subproductos y residuos procedentes del cultivo del olivar y de la elaboración del aceite de oliva mediante el sistema de centrifugación en dos fases.

EFLUENTES DEL OLIVAR, UN NUEVO RECURSO ORGÁNICO

Los “efluentes” o lodos (ya sedimentados) constituyen un nuevo recurso orgánico del cual aún se desconoce su composición y su posible reutilización agrícola como enmienda del suelo y por ello, en el presente proyecto pretendemos realizar esta actividad de innovación y transferencia de conocimientos para el estudio y viabilidad de los residuos citados como recurso del propio olivar.

Este proyecto nace con el objetivo innovador de establecer un plan técnico para valorizar los lodos y residuos, disminuyendo la carga acumulativa que hay en todo el territorio andaluz. Vaciando con ello las balsas existentes, de manera que se pueden reutilizar para seguir depositando y evitar la construcción de nuevas balsas por colmatación de las anteriores.

FASES DEL PROYECTO

Como señala el trabajo de Van Lacker et al. (2016), a la hora de desarrollar una innovación en el ámbito de la bioeconomía o de la economía circular han de tenerse en cuenta cinco factores principales.

  • En primer lugar, aunque algunos productos o procesos sólo necesiten de modificaciones graduales o incrementales, la transición a la generación de dichos productos requerirá innovaciones complementarias de carácter radical y disruptivo como el rediseño de los modelos de negocio, la reconfiguración de las cadenas de valor o incluso el establecimiento de cadenas de suministro completamente nuevas entre sectores que podían incluso estar débilmente relacionados en el pasado.
  • En segundo lugar, dichas innovaciones han de nutrirse de una base de conocimiento compleja que integre distintas ciencias y disciplinas: agronomía, ecología, ciencias sociales, tecnologías de la información o ingeniería.
  • En tercer lugar, es necesaria la cooperación entre los distintos actores para desarrollar estos conocimientos complejos.
  • En cuarto lugar, se ha de tener en cuenta que la comercialización y adopción de los nuevos productos puede resultar difícil al implicar, por ejemplo, cambios en la estructura de costes de la empresa o encontrar reticencias en el uso por parte de los consumidores potenciales.
  • Finalmente, se han de tomar en consideración también los requisitos legales y medioambientales.

Fase documental

El objetivo de la fase documental será analizar tanto de forma sectorial como desde un enfoque territorial la situación de partida de las áreas a estudio experimental como espacio muestral representativo del conjunto del olivar andaluz y español, la situación de sus suelos, productividad, costes-beneficio, prácticas habituales y a su vez identificar las disparidades existentes así como sus amenazas, retos y potencialidades de desarrollo medioambiental y socioeconómico. Este proceso tendrá varias subfases.

Fase de campo o experimental

Esta fase será en las que se realizaran todas las pruebas de campo y estará a su vez dividida en varias subfases:

  • Fase de Acopio en la que se realizará el montaje de la pila de compostaje con la mezcla de lodo de aguas de lavado y hoja de olivo, preparación, acondicionamiento y mezcla de los materiales de partida, etc…
  • Fase de Digestión. Desarrollo del proceso de digestión o compostaje en sentido estricto. Compuesto por Descomposición Mesófila ( < 40ºC ), Descomposición Termófila ( 40 – 60ºC ) y Descomposición Mesófila de enfriamiento ( <40ºc )
  • Fase de Maduración. Una vez compostado el material (la temperatura del mismo no debe subir después de volteo al menos durante 7-10 días), el material de la pila será separado en 2 fracciones: Maduración y Afino
  • Fase de pruebas con compost orgánico de efluentes.

Fase de redacción de conclusiones e informe final

Fase en la que será redactadas todas las conclusiones obtenidas de la fase de campo que incluirá:

  • Análisis del impacto económico y rentabilidad de las fincas.
  • Análisis del impacto ambiental de la innovación.
  • Realización de un informe de síntesis
  • Informe de auditoría

DIVULGACIÓN Y TRANSFERENCIA DE CONOCIMIENTOS

El éxito y el impacto de un proyecto innovador dependen en gran medida de las actividades de comunicación y difusión. Para garantizar desde el principio una planificación estratégica y una gestión eficaz de las actividades y herramientas de comunicación y divulgación se elabora y pone a disposición este plan.

La cooperativa San Isidro de Loja impulsará un innovador proyecto encaminado a la gestión eficaz y tratamiento de los residuos (lodos y otros) de la producción de aceite de oliva en las instalaciones oleícolas. Universidad de Granada, CSIC, Colegido de Ingenieros Agrónomos, Red Española de Compostaje y socios de la cooperativa colaboran en este proyecto, que se realizará en varias fases. Se pretende eliminar los residuos en las balsas de las almazaras (“efluentes”) y su transformación (confección en abono orgánico). El proyecto contempla una evaluación de impacto económica, ambiental y social en fincas experimentales de agricultores.